29 jul. 2017

Hoy encontré a mi gato sentado en el pasto, haciendo nada, pero eso no fue lo que me llamó la atención, sino dónde estaba tomando aire. Estaba sentado en el pasto, justo en la parte dónde está enterrado mi mejor amigo de toda la vida, mi bebé Toby, y no sólo que Luhrmann estaba sentado al lado de donde él está enterrado, sino que miraba al mural que le hice a mi perro antes de que muriera. Y cuando mi gato me vió que lo estaba observando se levantó y vino rápido a donde yo estaba parada. 
Tengo ganas de llorar desde que ví eso y es un sentimiento tanto de tristeza como de ternura. Hace poco fue el cumpleaños de mi perro. 
Lo extraño, si. Cada día de mi vida y siempre más.
Y si, necesitaba escribir esto para desahogarme. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario