29 ene. 2017

La Búsqueda de la Estrella

Las escaleras bajo sin mirar, mi mente entonces quiere quedarse las desgracias.
¿Qué hiciste entonces cuando todo estaba? 
Esta ciudad solo muestra el sol en las ventanas.
La memoria me resulta complicada, no me acuerdo ni de las cosas que leí. 
Por favor, tu mano alada.. La música que cuelga, suena por ti.
Después de todo, tu eres la única muralla, si no te saltas, nunca darás un solo paso.
Después de todo, tu eres la única muralla, si no te saltas, nunca darás un solo paso.
La memoria me resulta complicada, no me acuerdo ni de las cosas que leí.
Por favor, tu mano alada..
La música que cuelga, suena por ti.

23 ene. 2017

Me despido, me despido acá de muchas cosas, sobre todo de mi misma. Me despido de todas las cosas que ya no quiero tener en mi vida pero temo despedirme demasiado porque una vez hecho no se si se puede dar marcha atrás.
Me despido de muchos afectos que se que no van a volver. Me despido de personas que tienen que desaparecer, porque bien dice la canción, los dinosaurios van a desaparecer. 
Me despido poniendo a prueba esperar unas últimas cosas antes de determinar que tanto significo para las personas que dicen quererme, deseando que sepan que lo que espero no es la primera de las opciones que tienen que hacer, porque como enseñamos en guión, las primeras ideas siempre hay que descartarlas. 
Me despido tirando al azar la última moneda que me queda para apostar y la tiro al aire especulando los posibles resultados que siento casi como certeros. 
Me despido esperanzo una nueva esperanza que nos de las respuestas que buscamos, las fuerzas que necesitamos y las convicciones para hacer todo lo que tenemos que hacer. 
Me despido rogando que paguen los que tienen que pagar y que la vida no sea suave a la hora de devolver todo lo que haya para devolver y no me importa a cuantos abofetee duro la vida incluso si me abofetea a mí, ojalá lo haga y con mano dura, sobre todo si me toca recibir los golpes también  a mi, pero se que no voy a ser la única que reciba las apedreadas del pecado.
Me despido llevando conmigo tristeza y decepción pero llevando también en mis bolsillos y sin que la tristeza ni  la decepción se den cuenta, en un frasquito un poquito de esperanza por si la moneda cae del lado que aposté.
Y como de tantas cosas me despido, también me tengo que despedir de estas palabras, pero por sobre todas las cosas de la que más me despido, vaya a saber hasta que punto, es de mí. 

2 ene. 2017

¿Que clase de padre nunca le da apoyo en absolutamente nada a un hijo que en teoría quiere? 

En mi familia en la puta vida nadie me apoyó, nadie me vio capaz de lograr nada nunca. Nunca creyeron en mis sueños, sino que se me rieron una y mil veces en la cara de mis metas y me dijeron que pusiera los pies sobre la tierra que nunca iba a llegar a nada. 
Me dijeron que no tengo futuro, que anda a saber cuando voy a tener un título; ahora resulta que tampoco estudio durante todo el año siendo que estuve todo el año de mierda que pasó estudiando, trabajando y esforzándome por aprender y cumplir con todas las cosas que me pidieron desde cada cátedra, aprobé todo y dejé solamente tres finales para rendir en Febrero porque mi cabeza y mi cuerpo no me daban más. Del estrés me estuve desangrando por vivir alterada todo el día, durmiendo y comiendo mal todo el día todos los días de mi vida por estar siempre bajo presión por la demanda que tiene mi facultad. 

En mi vida mi mamá, a la cual ya no voy a volver a llamarla de la misma manera, porque eso no es una madre, eso no es un ser humano, eso es un ser cruel, intolerante, ignorante e infeliz, una persona sin conciencia ni remordimiento que piensa que todo lo que dice y hace es así, que está bien y nunca se equivoca, que es más que el resto. Esa cosa horrible que tengo de "madre", nunca me preguntó en estos 22 años si era feliz, nunca me preguntó si estaba bien, nunca le importó como me sentía con algo, lo que importaba era que fuera un 10, que terminara las cosas, que fuera no se que, porque hasta el día de hoy es que no se que esta persona pretende de mí, si terminé la secundaría, estoy a un poquito más de la mitad de terminar mi carrera universitaria de algo que me gusta, de algo por lo que lucho SOLA, si me apoyo a mi misma confiando en que voy a lograr mis metas el día de mañana. Este ser humano que se supone que es mi "madre" nunca me dijo que creía en mí, nunca me dijo que voy a lograr nada que me proponga, nunca me dijo que tengo aptitudes de ser alguien en la vida, nunca me dijo que me apoyaba, nunca me dijo que estaba feliz por mi, nunca se preocupó por realmente saber si estaba bien o mal y si le decía que estaba mal no le importaba una mierda porque me decía que me sintiera bien para aprobar las materias cosa de no retrasarme con mi carrera, nunca me pidió perdón por hacerme sentir lo más miserable sobre el Planeta Tierra, nunca me pidió perdón por hablarme mal, nunca se sentó a escucharme, nunca se tomó el trabajo de ver que yo no soy lo que ella siempre me dijo que era.

Tengo su discurso grabado de todos los años que hace que viene repitiéndome lo que soy; comparto su visión de mi persona:
  • Soy una egoísta que solamente me importa lo que me pase a mi y que el resto se mate porque no soy capaz de ayudar a nadie, porque nadie me importa más que yo misma. 
  • Soy una persona que vive en un tupper porque no se nada de la vida, que no me importa lo que pase en el mundo y que nunca tengo idea de nada.
  • Que cuando ella me falte yo no voy a ser capaz de valerme por mi misma porque no sabe que voy a hacer yo cuando no esté ella para hacerme todas las cosas.
  • No se nada, pero absolutamente nada de la vida.
  • No valoro las cosas, no entiendo nunca nada; no tengo dimensión de lo que valen las cosas que recibo porque pienso que todo me cae de arriba si ningún esfuerzo.
  • No tengo futuro y sueño cosas que nunca voy a poder lograr.
  • Nunca pongo los pies sobre la Tierra sino que vivo siempre en una nube.
  • Soy pelotuda, sí, me dijo que soy pelotuda en una oportunidad. 
  • Estoy enferma por ser de la manera que soy, por querer a la persona que quiero.
  • Soy una decepción por no ser lo que ella esperó toda la vida que fuera, un diez y un título importante que me haga ganar un montón de plata. 


Mi "mamá" toda la vida me pegó por mis errores, me denigró como ser humano, me faltó el respeto toda la vida y me trató a su antojo, toda la vida dijo que ella me dominaba por el simple hecho de ser mi "madre" y como es mi "madre" mi vida la domina ella, no yo. Cada vez que llegaba del trabajo volvía estresada y sintiéndose mal porque su jefe era un pelotudo de mierda y obvio que como era su jefe nunca le iba a decir nada, entonces quien recibía la mierda? Yo, obviamente.

Nunca nadie en la vida me hizo sentir tan pero tan denigrada como mi propia madre. El resto de mi familia también se me rió toda la vida en la cara y  me dijeron siempre que no sueñe pavadas que nunca iba a llegar a cumplir nada. Tampoco me preguntaron si estaba bien, si era feliz, nunca me dijeron que contaba con ellos, que tenían mi apoyo, que creían en mi.

En fin, siempre fui una persona que sabía que en esta vida estaba y siempre iba a estar sola, que me tenía que valer por mi misma y levantarme sola. Y siempre fue así, y nunca va a dejar de serlo de esa manera. Todo lo que logré aunque no haya sido demasiado, lo logré yo sola. 

Y no es por desvalorizar a mis amigos, ni a la persona que me ama, no, jamás haría eso y es una de las cosas que más valoro en el mundo porque son las únicas personas que por lo menos se alegran con las cosas que logro y me hacen feliz. Pero los amigos no son un padre, no son una madre, los amigos son los amigos y si bien son una especie de familia no son la familia propiamente dicho. 

Mi única familia en lo que respecta a la familia heteronormativa con sus pelotudeces culturales y costumbristas socialmente dicha como la "familia correcta" soy yo sola, mi única familia siempre fui yo, mi único cable a tierra siempre fui yo, mi único apoyo y creencia de que puedo lograr lo que me propongo soy yo. 


Es tristísimo ser consciente de tantos años de soledad, pero es lo que me tocó y es lo que siempre voy a tener. Obvio, una persona que te ama y unos amigos indispensables que te aman también, siempre te hacen sentir que no estás solo, ellos son un abrazo y un apoyo gigante, pero a fin de cuentas, nunca dejo de estar sola. 

Si algún día llego a tener hijos, espero que la vida nunca me permita ser lo que yo tuve, que me permita ser una madre que le deje valores y humanismo a sus hijos, que le deje amor y que mis hijos sepan que sean lo que quieran ser, hagan lo que quieran hacer, si a ellos les hace más que feliz yo siempre voy a estar orgullosa de que mis hijos sean felices y auténticamente ellos mismos.