30 mar. 2014

Después de muchas y muchas y muchas y redundantes "muchas" caídas. Puedo decir que estoy acá, de pie. Feliz de haber podido salir adelante.Hay cosas que se vuelven la necesidad de que lleguen a su fin, como esta, que me paso a mi, ya sentía la necesidad de que acabara, porque me estaba lastimando, ya me había enfermado, y necesitaba parar, lo necesitaba muchísimo; porque viste cuando tenes esa sensación fea de que si no para el cuerpo dentro de poco te va a explotar y tus partes van a salir volando por todos lados, siendo ya fantástica y exagerada? Bueno, en ese estado vivía constantemente, era una bomba a detonar, aunque ya había detonado reiteradas veces, pero siempre había una explosión mas.Juro que me siento tan aliviada al respirar y sentirme en el aire, saber que no me levanto con un malestar en el pecho, esperando a ver cual va a ser la mala del día que me amargue y me haga llorar y sufrir.

Hay cosas obviamente que deseamos que jamas terminen, como un abrazo, un beso, un momento, un perfume, una noche de risas y diversión, la siesta, canciones, un asado.. Mmmm  ñam, y muchos pequeños momentos que nos llenan tanto el cuerpo de felicidad que deseamos repetirlos miles de veces mas, que esos gracias a Dios quedan siempre atesorados. Pero también están aquellos que a pesar de que por sentirnos mal por esos momentos, se nos hacen eternos, aprendemos y sacamos experiencias, y obviamente, hacemos hasta fuerza para que mágicamente desaparezcan de una vez de nuestras vidas. Son esos momentos que mientras estamos en plena transición, no nos damos cuenta muchas veces de que nos consumen, hasta podría llamarlos momentos costumbristas, por las reiteradas veces que sin darnos cuenta en muchas ocasiones volvemos a repetir y repetir, y constantemente repetir. Pero lo mas fructífero de todo esto es lo magnánimo que uno se siente cuando te preguntan "¿Como estas?" Y vos les decís con todo el sentimiento que conlleva esa oración y realmente sintiéndolo así, "Re bien" sin la necesidad de tener que estar diciendo eso para no explicar por que estas mal realmente.

Por eso ahora aboco este espacio pequeño para comentarles lo bien que me siento, tanto así que estos días estuve cantando por la alegría que sentía dentro por estar realmente bien conmigo misma. Les mando un beso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario