29 oct. 2013

Siempre fue complicado que se vieran, los kilómetros impedían que pudieran verse todos los días como así anhelaban. Pero cuando concretaban la fecha para verse, todo parecía girar alrededor de esa fecha, de ese día, de ESE momento tan esperado. 

Lamentablemente fue una tarde nada más a ver a esa persona que desde que había llegado a su vida, había cambiado todo, y se había convertido en una de las mejores cosas que alguna vez hubiese tenido.Fue tan mágico  fue tan hermoso para haber durado solo un par de horas. Ni bien bajo del colectivo y vio que estaba allí  esperándola para verse, y abrazarse y con ese abrazo decirse "Cuanta falta que me has hecho, como te extrañaba". Luego de ese abrazo, se tomaron un momento para recordarse mutuamente cuantas ganas tenían de estar mas cerca de lo común  y nada como una pequeña travesura, detrás de la puerta del baño de la terminal como para demostrarse eso que sentíanPequeño viajecito recorriendo su pueblo, calles angostas, barrios un poco sombríos  que de la nada desembocaban en una gran avenida concurrida. Volvemos a las calles oscuras y angostas, y llegamos a un barrio en el que sentía estaban todos como muy cerca una casa de la otra. Paramos en una casa alta, color cemento, que en ese momento estaba siendo pintada; era un lío  muchas personas y las pequeñas que corrían por todos lados y que venían y se te tiraban arriba, y te preguntaban "¿Vos sos Paulina?" con esas vocecitas, bueno.. En realidad la de una de ellas, la otra simplemente estaba a upa. 

Conocí personas completamente hermosas tanto por dentro como por fuera, aunque estaba con un poco de vergüenza fue hermoso conocer un pedacito de su alegría, un pedacito de su ser y por nada cambio ese momento. Dejamos la casa color cemento, y me fui con el abrazo de una de las pequeñas, el buen recibimiento y aceptación de parte de su familia y con una mancha de pintura sintética en mi pantalón nuevo, recuerdo de la hermosa tarde que estaba pasando. Nos recomendaron ir a algún lugar y pasar un momento lindo, así que decidimos ir a un bar a tomar un café  Juro que a pesar de haber pasado vergüenza gracias a mi torpeza por tirar su taza de café y volcar todo, haciendo mucho ruido y causando que todo el bar voltee a mirarnos, hubo ese momento en el que nuestras bocas se callaron y fueron nuestras miradas las que se dijeron todo.Creo que aunque lo intentara no me saldría dibujar y retratar esa mirada, esa mirada completamente enamorada, feliz y sincera que me mostró ese brillo de felicidad tan inexplicable, junto con esa sonrisa de dientes parejitos que le acompañaba. No puedo expresar esa mirada con palabras, fue tan profunda y tan hermosa que siempre que la recuerdo la imagino como si estuviera reviviendo en carne y hueso ese momento. 

Nos quedaba solo una hora y media, desgraciadamente una maldita hora y media para volver a separarnos. Así que decidimos tomárnoslo para continuar con el momento primero.. Nada como "el rinconcito" guarde ese momento hermoso. Nada como necesitar de nuevo esa hermosa mirada, nada como necesitar ese abrazo, nada como necesitar ese beso, y nada como necesitar volver a vernos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario