20 ene. 2012

Vivir para aprender, aprender para vivir y vivir para seguir viviendo

Los momentos son puestos ante nosotros no como regalo, ni como castigo; Sino como desafío y enseñanza.

Todo lo que ocurra desde que comienza hasta que termina ese tiempo puesto ante nosotros, nos va regalando algo nuevo para aprender, hasta llegar a concluir en una enseñanza de vida que marque mucho o poco nuestro ser. 

La ley de la vida no es darte todo regalado ni hacer que todo nos sea fácil, las cosas a veces se complican y también las complicamos nosotros pero para provocar jugar con nuestro potencial y demostrar de lo que somos capaces y hasta donde podemos llegar sabiendo o no marcarnos nuestros limites. 

Por eso no hay que pedir soluciones rápidas, hay que pedir fuerzas y animo para afrontar lo venidero, hay que agradecer no solo por lo vivido sino también por poder vivir lo que nos toca y no hay que reprochar lo feo de nuestras vidas, hay que agradecer haberlas vivido porque probablemente, supimos aprender.



No hay comentarios:

Publicar un comentario